Esta historia merece ser contada por muchas razones: reto, generosidad, entrega, esfuerzo, etc…. Todo sucedió en 2002, yo entonces trabajaba en TVCYL, y después de infructuosos intentos por hacer acuedos rentables con exclusivistas en publicidad de Madrid para hacerles ver la oportunidad de negocio que era nuestro joven proyecto, decidimos entrar en la Capital de España por nuestra cuenta a por la parte del pastel de publicidad nacional que entendíamos, nos pertenecia.

Esta entrada, la hicimos de la mano de una persona que teníamos en Castilla y León, Anuska, una persona con la que había trabajado y que era de mi total y absoluta confianza. El trato que hicimos fue el siguiente, y aquí viene la lección de compromiso, «si yo la hacía ganar más de 60.000€ ese año, ella me regalaba un reloj bueno».

Pues dicho y hecho, ella tenía un sueldo muy bajito, como todos mis comerciales, desde la central se la pagaban los gastos, pero al final de año y por la consecución de objetivos, ella obtuvo sus comisiones que superaron con creces los 60.000€, como buena profesional y mejor persona, ella cumplió y me regaló un Mauric Lacroix.

La clave:

Ayudarla personalmente a conseguir el objetivo de los dos, mano a mano, con sus fortalezas y con las mías, con sus debilidades y con las mías, pero sobre todo, habiendo una mágnífica relación de respeto y generosidad por ambas partes.

Los vendedores, todos, somos unos zorros, así que si quiere controlar o perseguir a un vendedor para lograr objetivos !ERROR! no funciona. Si quiere que un vendedor venda, ayúdale a vender y que vea como lo hace usted, así usted tambien se pondrá en sus zapatos, que de vez en cuando no nos viene nada mal bajar a la arena.

Buen día a todos

Ester 2,18

Después ofreció un gran banquete, en honor de Ester, a todos sus generales y oficialidad, ordenó un día de descanso y repartió regalos con generosidad propia de un rey.