Hace muchos años, había una vez un hombre llamado Juan Carlos Martínez, este hombre, madrileño y zorro, fue la persona viva de la que más aprendí en el mundo de las relaciones personales. En los talleres que nos daba, nunca escatimaba en contarnos el camino para llegar a ser grande en el mundo de las ventas, y cuando digo grande, lo digo en el amplio sentido de la palabra, personal y profesionalmente. Por cierto, este hombre, recibía royalties mensuales de la compañía por valor superior a 50.000€ al mes, los negocios multinivel son así, y yo, con 23 años, quería seguir sus pasos, así que, como solo escuchamos a quien admiramos, pues yo le escuchaba siempre con atención e ilusión infantil y estas eran algunas de las cosas que hoy recuerdo y que ahora pueden sernos de utilidad a todos, empezando por mi al recordármelo.

En todos talleres que asistíamos, había también presidentes de otros países, y algunos de estos, tenían ingresos superiores a 200.000€ al mes, ¿los secretos de su éxito?, aunque no se lo crean todos lo sabíamos, sin embargo, no lo hacíamos.

Lo primero que decían, “Ser Honestos”, y nos lo repetían tanto en dirección a clientes como en dirección a la red comercial. Una red comercial de gente honesta, es fuerte y aguanta los malos tiempos, una red comercial de golfos, dura mientras que la teta da leche, porque es como trabajar con Alibabá y los 40 ladrones.

Con el paso del tiempo, te das cuenta que las personas que nos rodean solo hacen lo que nosotros (los presidentes, incluido su fundador, Mark Hughes) hacemos, , no lo que decimos que vamos a hacer, así que llegaba el momento esperado:

  • Ahora, apuntar las tres cosas que a mí, me han ayudado a conseguir el éxito en esta compañía y que os recomendó hacer.

Ese, era el momento en el que todos sacábamos un papel en blanco para apuntar lo siguiente, lo de siempre, lo que no hacíamos:

  • Tomar el producto todos los días.- La empresa era de nutrición, y la explicación de este primer consejo era sencillo, “cómo puedes hablar a alguien de algo que no sabes cómo te sienta a ti, en definitiva, enamoraros de vuestro producto”.
  • Hablar con la gente todos los días.- En la empresa tenías ingresos por venta directa y por venta mayorista, eso era lo que hacía que creciera tu red de contactos y negocio, y explicación era lógica: “cómo pretendes vender más si siempre hablas con los mismos”.
  • Llevar la chapa.- Utiliza sin complejos cualquier elemento que os ayude a recordaros y recordar a los demás lo que podemos hacer por ellos, si Lacoste no os da comisión, ¿o qué lleváis camisetas con su logotipo?, llevar camisas con vuestra marca, con nuestra marca.

Por cierto, estas tres máximas terminaban con una más adicional:

Las destrezas y habilidades solo las vais a desarrollar con el trabajo diario, así que no busquéis fórmulas mágicas, porque sencillamente, no existen. Luego viene el aprovechamiento, como las croquetas, de lo pequeño, sale lo grande, y es que croquetas hay muchas, pero croquetas que al comerlas se te salten las lágrimas hay pocas, yo solo conozco dos, las de Casa Paco y las de mi hermana Esther, repito, de lo pequeño y en los detalles sale lo grande.

Miren ustedes, sé que muchos lo están pasando mal económicamente, pero por desgracia, los tiempos peores aún no llegaron, lo de hoy son solo nubes y viento, pero la tormenta descargará a partir de febrero, ahí es cuando tenemos que tener la caseta construida y reforzada, así que aviso, quedan 6 meses para prepararnos para la gran tormenta.

Juan 15, 6

Si uno no permanece en mí, lo tirarán afuera como el sarmiento y se secará: los recogen, los echan al fuego y se queman.