Mirad, esta es una metáfora que habla de negocios, pero me parece muy bonita por lo clarificadora que es. Ayer, oía decir en una entrevista en FB a un DJ de los 90 lo siguiente:

  • Si cuando pones música, la gente no baila, eso, no es música.

Venía con ello a reflejar el objetivo esencial de su profesión, o llevado al mundo de los negocios, el objetivo de su PUV o promesa.

En los negocios, y hablo de los nuestros, debemos de revisar la promesa que hacemos al mercado periódicamente, y si cuando la leemos, vemos o escuchamos, el mercado no “Salta por los aires”, tal vez, y digo solo, tal vez, puede que tengamos un problema.

Esto no vale para todos, pero les aseguro que sí para la mayoría.

Si entras en un bar a las 10:00h y ves todo el mostrador lleno de pinchos fríos y calientes, huele a limpio y el personal de servicio tiene una sonrisa puesta en la boca, bailaremos con su música. Si vamos a una tienda de barrio de alimentación y productos variados, y no encuentras en la limpieza y el orden su máxima, (Ejemplo a seguir: Véase Mercadona), la música no funcionará. Si ves una página web y no te pones loco de la cabeza por su color, intensidad, contenido, y claridad, la música no funciona.

¡Qué bonito me parece traer el ejemplo de ese maquinero de los 90 a nuestros días 30 años después!, él, tenía 1.800 discos de vinilo, pero cuando miraba hacia atrás en la estantería afirmaba con rotundidad: “si cuando pongo la música la gente no baila, eso no es música”. ¡Qué grande!, y es que, de todo se aprende. Ayer, yo bailé con su música.

Miren el anuncio de la foto, lo he seleccionado entre más de 25 similares, se hizo ayer mismo en Pozuelo (Madrid), pero esta joven pilota, Cristina ofrece algo más que los demás no hacen. Yo sí bailo con su música. Si quieres que te lo explique, me llamas y te digo por qué.

Jueces 13, 17

Manoj le preguntó: —¿Cómo te llamas, para que cuando se cumpla tu promesa te hagamos un obsequio?