Hoy quiero hablar de las redes sociales. He querido hacer un análisis “pa tontos”, de los que me gustan a mí, y para ello, voy a comparar las RRSS con diferentes tipologías de bares, un tipo de negocio que estamos habituados a ver desde pequeños en nuestro país, así que, el post de hoy, que ya es jueves, tendrá un carácter pseudoprofesional y también un poco canalla.

Me he permitido la licencia de incluir también la web y Youtube para dar más amplitud de miras al mismo:

Instagram.- Es el bar de moda, es para gente guapa, es el bar del postureo, de la fachada, como dice mi amigo Gabriel, de las máscaras, del todo perfecto, las miserias se quedan en casa, es el bar de la felicidad total y de la interactuación rápida, si eres guap@ te seguirán, y si no lo eres, en este bar aprendes a sacarte partido rápidamente, aunque solo sea por comparación con los demás. Es el bar de los jóvenes al que terminan cayendo los no tan jóvenes, porque la belleza, a todos nos gusta.

Facebook.- Es el bar del barrio, ese, en el que puedes y vas con amigos y conocidos muchos días, buena relación calidad/precio, aquí no importa tanto como en otros bares el cómo vayas vestido o lo guap@ que seas, sino que es fácil, te pilla en ruta, y caes sin darte cuenta. Como “nunca se sabe”, si no vas tú, van otr@s; hay que estar, por si acaso.

Twiteer.- Es el bar de café diario, rápido, con gente, con bullicio, pero, en lo que dura un café y por 1,20€ te enteras de toooooo.

Linkedln.- Este es el bar más complicado de definir, pero yo diría que es el Bar de La Feria, aunque hay ferias todos los años, solo le visitas cuando hay feria, hay que ir también arregladit@, va la gente de fiesta especial, es otro escaparate de postureo pero menos frecuente que Instragram. Es raro ver a un gran cocinero cocinando en un bar de feria.(te lo explico en privado).

Youtube.- Es el recetario de comida internacional que tienes en casa, lo buscas cuando buscas comer algo especial, vas cuando dices: – “Quiero esto, pero no lo sé hacer”. A Youtube no se va a enredar, sino a aprender.

Página web.- Es el frigorífico de la cocina de nuestra casa, es nuestra realidad, es nuestro bar, es nuestro verdadero fondo de armario de comida y bebida, aquí los fallos y fortalezas se ven en cuanto abres la puerta un poquito: el limón pachucho, los ajos sueltos, el perejil pocho, es nuestra realidad y por mucho diseño que tenga la casa, cuando abres el frigo, descubres la verdad de la casa, ¿hay un gran cocinero o de un cocinilla? (tambíen te lo explico en privado).

Eclesiástico (Ven Sirá) 19,25

Hay una astucia exacta y a la vez injusta, hay quien es sagaz para aparentar rectitud.