Escribo lo que siento. No pretendo acertar o equivocarme. El otro día veía en Decathlon en Valladolid, una tienda gigante llena de cosas que, de verdad, no nos hacen más felices, o como máximo es felicidad pasajera, es efímero, los hijos siguen solos en casa mientras montamos en bici de montaña, jugamos a padel, y otras mil aficiones que parecen ser la panacea de nuestros males.

El peor mal que hay es el mal de amor, el mal de no sentirse querido, y eso no se arregla en ninguna tienda, luego por casualidad, la preguntamos a una dependiente dónde estaba determinada ropa y nos indicaba cómo ir, a lo que la repondí, que yo no sabía ir, en clara alusión a que yo quería que fuera ella la que nos acompañara, ¿qué hay más importante en una tienda que un cliente?.

En definitiva, tiendas llenas de cosas que no nos hacen felices, con empleados que están más pendiente de una maravillosa tablet que de los clientes, adicciones sociales en brutal aumento: juego, soledad, depresión, drogas, sexo, ansiedad, etc..

¿Cómo lo veo? Mal.

Creo que viene la crisis más importante, no solo económica, que hemos vivido. Viene un cambio de modelo en el mundo, una ruptura, un nuevo paradigma, un nuevo orden. En 2030 los coches ya irán solos, más control, más diferencias entre clases, pero dos grandes masas del mundo sufriendo hoy, el sur de américa y Africa darán su réplica a la falta de sensibilidad de hoy, ah! y un planeta enfadado, muy enfadado.

Demasiadas cosas, gobernantes insaciables, poco tiempo en familia, mucha información falsa, o sea, los ingredientes perfectos para la «Gran Tormenta».

¿Cómo se sale de esta?, no se sale, pero tendremos que volver a la esencia del ser humano, es lo único que mitigará el dolor, porque para esto no nos han educado ni en colegios, ni en universidades, ni en master. El mundo no volverá a ser nunca como lo conocemos hoy, al tiempo. Volveremos a creer en lo que creían nuestros abuelos y llenaremos de nuevo las iglesias, pero será cuando veamos nuestra fragilidad y recobremos el sentido real de la vida.

Esto es lo que siento..